Estudio Coopesic Catemu: Modelo Innovador de Acceso y Servicios TIC para el Sector Rural

Por Francisco Alderete Deney, Antropólogo, magíster Comunicación Social Universidad de Chile

 

Introducción

El desarrollo de las Tecnologías de Información y Comunicaciones (en adelante TIC) ha dado paso a una nueva configuración societal que denominamos Sociedad de la Información y el Conocimiento. Esta nueva sociedad se caracteriza por su estructura social de red, donde las tecnologías de información son la base material de los intercambios globales, del conocimiento, el poder y la cultura.


En el modelo de desarrollo digital, a partir de la segunda mitad de los noventa, “las tecnologías digitales han permitido, fomentado y ampliado notablemente la dotación económica del conocimiento…”, fenómeno observado en las cantidades de conocimiento explícito disperso en los abanicos de las redes y la web, en el perfeccionamiento de sus tecnologías de búsqueda, procesamiento y distribución de información. (VILASECA, J. TORRENT, J. DIAZ, Á. La Economía del Conocimiento: Paradigma tecnológico y cambio estructural.  UOC - IN3 Working Paper Series WP02 – 003. Noviembre de 2002)


Cada vez más, los territorios, países y comunidades que hoy quedan desconectados, pierden valiosas oportunidades para su desarrollo personal, social, productivo o cultural. La Sociedad de la Información y el Desarrollo Digital son fenómenos que impactan en las diferentes esferas de lo social, en las prácticas productivas y simbólicas. Por ello, uno de las preocupaciones de mayor consenso en los foros internacionales y uno de los desafíos pendientes es superar la denominada brecha digital, es decir, las desigualdades sociales entre aquellas personas, grupos y territorios que no pueden acceder a las oportunidades digitales, por restricciones económicas, por falta de oferta o de capacidades y conocimientos para el uso de las TIC.


En nuestro país, las evidencias que nos entregan encuestas y estudios, particularmente, la Encuesta Casen que ha incorporado desde hace 3 series de encuestas de hogares (2000-2003-2006), información sobre la disposición de bienes y servicios TIC, los principales usos y lugares de acceso a Internet; indican que, no obstante, los niveles de acceso a Internet han aumentado considerablemente entre el 2000 y el 2006, aún persiste una profunda brecha digital. Si bien, el factor determinante de la falta de acceso a Internet es definitivamente, el nivel socioeconómico de las familias (64,8% indica que no accede a Internet por encontrarlo demasiado caro, CASEN 2006), la condición de ruralidad de la comuna es una profunda barrera de entrada. Un Estudio realizado por la Subsecretaría de Telecomunicaciones sobre Brecha Digital concluye al respecto que "los hogares urbanos pobres están casi ocho veces más conectados que los hogares rurales pobres (promedio de las regiones), aun cuando los valores son de todas formas muy bajos", asimismo,  "de todos los hogares rurales, el 96,7% de ellos no tiene conexión a Internet" (SUBTEL. Brecha Digital en Chile: Evidencia CASEN 2000 - 2006. Abril 2008)
De acuerdo al Estudio "Tecnología de Información y Comunicación en Microempresas" del Ministerio de Economía, las organizaciones del sector agrícola presentan la peor situación de acceso y uso de TIC respecto a las microempresas de los otros sectores productivos del país. Así, la tenencia de Internet según sector económico, muestra que en las microempresas del sector agricultura, ganadería, caza, silvoagricultura un 86,3% no tiene acceso a Internet, frente a un  71,6% que presenta el promedio nacional.
Por su parte, estudios encargados por el Ministerio de Agricultura con el propósito de conocer el acceso y uso de las TIC en los pequeños agricultores, informan que "Poco más de la quinta parte de los productores tiene acceso ocasional a Internet y el uso más habitual que le dan es el del correo electrónico", si bien “Mayoritariamente los productores atribuyen alta importancia a las TICs”, “Un porcentaje cercano al 44% de los productores tiene acceso a computador”, aunque “solo la mitad de los que usan computador tienen acceso a Internet, lo que representa un 22% del total de productores de la muestra”. Entre otras razones, este estudio da cuenta de restricciones al acceso vinculadas a la edad de los productores (“los productores de más edad presentan menor acceso al uso de computadores”) y por cierto, diferencias de acceso según las características de la actividad productiva de los agricultores“(NAGEL, J. Acceso de los Pequeños Agricultores a Nuevas Tecnologías de Información: Diagnóstico y Propuestas. Ministerio de Agricultura – CENDEC, 2004).
Los problemas de competitividad que se surgen por falta de acceso a los bienes y servicios de la Sociedad de la Información, de acuerdo a las evidencias indicadas, se agrava en los sectores rurales del país debido a la falta de interés comercial de las compañías de telecomunicaciones que no proveen de conectividad por la baja densidad poblacional, las complejidades geográficas y la limitada capacidad de pago de las poblaciones rurales, entre otras; dando paso a una persistente brecha digital.
De este modo, el problema que se deriva de la situación de brecha digital en los sectores rurales, por la carencia de ofertas de conectividad y por la escasa capacidad de pago de sus poblaciones representa una oportunidad para el impulso de modelos de agregación de demanda de telecomunicaciones organizados en sistemas cooperativos.
Catemu, a través de su organización cooperativa de las infraestructuras de acceso y servicios de información y comunicaciones, ha aportado a la reducción de la brecha digital en el sector rural, mostrando un modelo de servicios que efectivamente puede ser sustentable, que es preciso mirar con detención, generando información y conocimiento sobre las diversas aplicaciones TIC para la productividad del sector rural, para la comunicación de sus habitantes, para la ampliación de capacidades y desarrollo de competencias para aprovechar las oportunidades digitales y acceder como comunidad, a los bienes y servicios de la cultura y del desarrollo digitales.

Antecedentes

La banda ancha es un fenómeno eminentemente local, la evidencia internacional muestra que la conectividad rural ha sido provista, en general por tres modelos de servicios: a) pequeñas cooperativas, b) gobiernos locales y b) empresas locales de electricidad, agua potable y gas. (OSORIO, C. Banda Ancha en Zonas Rurales: Elementos para la Sustentabilidad de Modelos de Negocio para el Sector Agroindustrial. COU -FCH/RBB01. Abril 2006.
El impacto de los modelos rurales de conectividad a banda ancha es diferenciado de acuerdo a los distintos tipos e intensidad de usos. Los estudios muestran que la adopción y uso de tecnologías de información presenta efectos reconocibles en dos niveles. Uno es el nivel de acceso a redes (nivel de adopción inicial); el otro es el nivel de uso de servicios avanzados y grados crecientes de sofisticación (OSORIO: 2006)
De acuerdo a estudios recientes (GALPERIN y GIRAD: 2007), en América Latina se han desarrollado una variedad de experiencias de micro emprendimientos, cooperativas de telecomunicaciones y redes de banda ancha municipal, que prestan sus servicios de calidad “a pesar de un ambiente normativo poco favorable y del escaso acceso a subsidio público". La ventaja de estas iniciativas está en la activación de emprendimientos locales, en la agregación de demanda para mejorar la prestación de servicios a más bajo precio; articular a actores comunitarios, con el gobierno local y pequeños productores locales, permitiendo por cierto, el fortalecimiento del capital social, el empoderamiento y la apropiación comunitaria de las TIC. (GALPERIN y GIRAD. Microtelcos in Latin America and the Caribbean. Chapter 5. Digital Poverty: Latin American and Caribbean Perspectives. IDRC 2007).
No obstante, como nos indica Osorio, el impacto económico de la Banda Ancha a Internet no se produce con la disponibilidad de infraestructura, sino, por su adopción y sofisticación de sus usos. Las comunidades rurales van desarrollando las oportunidades que les ofrecen las redes de conectividad en la medida que adoptan usos y aplicaciones pertinentes a su realidad.
El último reporte del Programa de las Naciones Unidades para el Desarrollo (UNDP) sobre redes comunitarias y tecnologías innovadoras para el desarrollo, da cuenta de la importancia de la propiedad comunitaria de los recursos y servicios de comunicación y comunicaciones. El intensivo despliegue de las tecnologías inalámbricas de acceso a Internet, sumado a la tradición cooperativa y de gestión comunitaria del desarrollo en los países pobres, configura un escenario favorable para diversas innovaciones en modelos participativos de acceso a las redes, como cooperativas de telecomunicaciones en Argentina, Bolivia, Perú o redes municipales de banda ancha en Brasil u operadores independientes en Colombia, por dar algunos ejemplos. Este informe destaca la amplio variedad de modelos de propiedad comunitaria que han sido aplicados en el ámbito de las TIC para el desarrollo, algunos con bastante éxito: a) servicios de contenidos; b) infraestructuras de redes locales; c) formas híbridas donde convergen iniciativas privadas, del tercer sector y públicas.
Finalmente, el reporte PNUD propone que se eliminen los obstáculos innecesarios y se emprendan acciones que promuevan un clima más favorable para el desarrollo de iniciativas comunitarias de acceso a las redes inalámbricas, sobre los siguientes lineamientos:

a) Políticas nacionales que reconozcan el valor de la propiedad comunitaria de las infraestructuras de acceso, disponga de acciones de apoyo generando un ambiente favorable para el desarrollo de cooperativas.
 b) Un ambiente regulatorio favorable al desarrollo de tecnologías apropiadas y costo-efectivas ­
para promover el crecimiento de las redes en comunidades rurales pobres.
c) Medidas innovadoras de apoyo al financiamiento y a la inversión en cooperativas y redes comunitarias, que reconozcan su valor social y su aporte al desarrollo.
d) Construcción de capacidades en las comunidades para iniciar sus propias redes de acceso y empresas de servicios, que sean sustentables, se mantengan y expandan permitiendo reforzar la propiedad comunitaria de sus redes con un enfoque desarrollo y superación de la pobreza. (SIOCHRÚ Seán Ó y GIRAD Bruce. “Community-based Networks and Innovative Technologies: New models to serve and empowerment the poor”. A Report for UNDP, 2005).

Los casos exitosos de gestión cooperativa de las tecnologías de información y comunicación, no son recientes. En Estados Unidos para 1927 con el apogeo de las cooperativas de telefonía rural se contaban más de 6000 cooperativas a través del país. Luego de ciertas dificultades para renovar su tecnología, a fines de los años 40, el gobierno aportó importantes subsidios y créditos blandos para la actualización tecnológica de las cooperativas. En la actualidad existen más de 1.000 cooperativas en los Estados Unidos proporcionando servicios avanzados de telecomunicaciones que incluyen acceso a Internet de Banda Ancha, televisión por cable y telefonía móvil.  (SIOCHRÚ y GIRAD: 2005)

En Argentina, las dos Federaciones de Cooperativas más importantes que existen actualmente, son: FECOTEL y FECOSUR. Entre las dos, representan 350 CCTs. La Federación más grande, FECOTEL, tiene 40 años de antigüedad y entre sus miembros administran US$3.000.000.000 en haberes. El sector cooperativo sirve a más de 2,5 millones de argentinos –aproximadamente el 8% de la población total del país- con 600.000 líneas telefónicas, factura alrededor de US$ 100 millones por año y emplea a 3.500 personas”. (FINQUELIEVICH, Susana. “Las Cooperativas de Telecomunicaciones y la Democracia Social. TELPIN, un estudio de caso de organización comunitaria de la Sociedad de la Información”. Revista de Estudios Sociales, Nº 22, diciembre 2005. 37 – 47)

En nuestro país, la tradición cooperativa, hasta hace muy poco tiempo, no se había extendido hacia la provisión de servicios de telecomunicaciones, menos aún, en el ámbito rural. La provisión de telefonía rural no se desarrolló en nuestro país a través de modelos cooperativos de gestión, ni mucho menos cuenta la historia de países como Estados Unidos o Argentina en telefonía pública y actualmente, banda ancha. Recién en Chile se ha creado la primera cooperativa de servicios de información y comunicaciones denominada Coopesic Ltda.

Esta iniciativa surge del proyecto Red Wireless Rural – Catemu, una acción emprendedora del Centro Tecnológico de Aseguramiento de la Calidad (CTAC) de la Universidad de Viña del Mar y de la I. Municipalidad de Catemu; con el financiamiento de CORFO/INNOVA y la participación de empresas tecnológicas nacionales, organizaciones de productores agrícolas y organizaciones sociales. Este proyecto se ha propuesto inicialmente, “desarrollar una infraestructura diseñada como una Intranet local con acceso controlado a Internet, incorporando aplicaciones Web para el sector productivo agropecuario y los sectores de educación y salud, así como el uso de telefonía IP, potenciando el desarrollo comunal” (http://www.ctac.cl/). Coopesic Ltda., tiene el objetivo primordial de “facilitar y proveer a sus asociados el acceso y consumo de información y comunicaciones, mediante el diseño, desarrollo e implementación de soluciones tecnológicas y la administración y gestión de redes inalámbricas de comunicaciones”. (Estatuto Cooperativa de Servicios Locales de Información y Comunicaciones “COOPESIC CATEMU LTDA).

COOPESIC, como experiencia de gestión comunitaria de servicios de telecomunicaciones rural adquiere una relevancia particular al ser la primera cooperativa infocomunicacional en Chile. Conocer a fondo su desarrollo, sus beneficios e impactos, las dificultades y lecciones aprendidas; las prácticas de acceso y uso entre los productores agrícolas y las comunidades de Catemu, se ‑­convierte en una oportunidad de aprendizaje para la mejora continua de este emprendimiento y replicabilidad de la experiencia en otros territorios rurales del país.

El proyecto de conectividad inalámbrica que actualmente administra la cooperativa Coopesic ha permitido la construcción progresiva de una red de comunicaciones inalámbricas que tiene su centro de gestión en la Ilustre Municipalidad de Catemu y está entregando una cobertura a 10 localidades rurales, 12 establecimientos educacionales, 6 estaciones médicas rurales y un conjunto de 400 hectáreas hortofrutícolas a cargo de 10 empresas agrícolas. El diseño de la red permite que ésta sea escalable, expandiendo su cobertura hasta un 60% de los requerimientos de comunicación de los sectores rurales de la comuna.

En el ámbito agro productivo, el proyecto ha permitido el diseño e implementación de aplicaciones web sobre dispositivos móviles para la captura de datos en terreno, aplicaciones web para georeferenciación de campos y gestión agrícola, incorporando además una red interconectada de sensores agroclimáticos y sistema de gestión predial. Estas herramientas apuntan a reforzar el manejo digital de flujos continuos y confiables de información que son pieza clave en los procesos de producción, procesamiento y comercialización de los productos.

La información impacta en los sistemas de gestión, en la capacidad de reacción de las empresas repercutiendo en los costos, en la calidad de la producción, en el manejo de los riesgos y en la sustentabilidad ambiental de los procesos. La calidad del producto y las TIC`s asociadas al mismo, son elementos sustantivos para operar en las cadenas agroalimentarias a niveles competitivos.

|

Comentarios

bueno..ya era hora¡¡..el campo también existe¡¡

Responder
Aparte de felicitarlos por tal iniciativa les cuento que vivo en un área rural, pero de Llaillay, y mi consulta es si existe la posibilidad de integrarse al grupo de beneficiados con señal internet. He recibido excelentes comentarios de su servicio. Quisiera saber las exigencias que existen. En el campo de Llaillay también hay carencia de oferta para acceder a internet, las que hay son "informales". Muchas gracias.
Responder
Somebody necessarily lend a hand to make significantly posts I'd state. This is the first time I frequented your web page and up to now? I amazed with the research you made to make this particular publish extraordinary. Great activity!
Responder

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar